martes, 15 de agosto de 2017

ARROZ BASMATI SALTEADO CON CALAMAR Y SALICORNIA


Hoy vamos a sacar a nuestros fogones una planta que no es habitual encontrarla en ellos, aunque cada vez se ve con más asiduidad. La Salicornia (Salicornia europea), una planta que se encuentra en nuestras marismas, y que se conoce como Espárrago de mar. Es una planta halófita, tolerante a la sal. Actualmente no sé si aquí se comercializa con producción nacional, yo la he encontrado importada de Marruecos. Da igual. Es interesante.


Para 4 personas:

320 g de arroz basmati
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Infusionaremos en él a fuego muy, muy lento, 3 dientes de ajo machacados y unos aros de guindilla, fresca o seca. Esto lo dejo al gusto y la cantidad también. Yo usé Pimiento Habanero Rojo, ufff, aroma sabor y pique todo junto
500 g de calamar cortado en aros muy finitos
½ pimiento rojo cortado en brunoise
1 cebolleta morada cortada en brunoise
100 g de Salicornia
2 huevos, con los que haremos una tortilla sin voltearla, plana como la sartén, quedan muy jugosas. La cortaremos en daditos.
Sal y Pimienta la gusto
1 cucharadita de Salsa de Pescado

Para empezar vamos a cocer en agua abundante el arroz Basmati. Lo echaremos cuando el agua esté hirviendo. Los paquetes de arroz suelen decir entre 10 y 12 minutos, pues nosotros 9,5 minutos. Escurriremos y enjuagaremos para refrescarlo.


Lo dicho en el aceite que hemos infusionado el ajo y la guindilla, vamos a rehogar solo un par de minutos, los pimientos con la cebolla, y un poco de sal y pimienta. En paralelo iremos rehogando en un poco de aceite de oliva virgen extra los calamares. Dependiendo de lo fino que lo hayamos cortado, tardarán más o menos. El punto es dejarlos como a nosotros nos guste. A unos al dente, a otros meloso.


Añadiremos la salicornia y los calamares y rehogaremos un par de minutos más. Añadimos el arroz y la salsa de pescado. Rectificamos de sal y pimienta y una vez apartado del fuego, la tortilla. Uff, platazo rico de verdad.


Así que, Besos a todas, Besos a todos, los que se los merezcan, Muchos Besos a……, en fin Besos. Ah, e intentad ser felices, que es más fácil de lo que parece.


martes, 1 de agosto de 2017

POLLO A LA ISQUITIANA


Esta receta es propia de la Isla de Isquia, perteneciente al archipiélago de Nápoles. La más grande de las Islas y si no me equivoco, la más alejada de tierra. Es tremendamente sencilla, solo lleva, hierbas, tomates, ajo y vino blanco. No más. Fantástica




Para cuatro comensales:

1,5 Kg de pollo cortado a trozos
1 cabeza de ajos, que podemos cortarla por la mitad para ponerla en el guiso
Laurel, un o dos hojas
Albahaca fresca, abundante
Tomillo, orégano fresco y romero al gusto
Vino blanco, puede ser un Rueda, Verdejo, Valdepeñas, Aguja. Para este plato no nos sirven los tan queridos Vinos de Jerez y Sanlúcar. Pondremos como 4 ó 5  copas
Sal y pimienta al gusto.
4 tomates maduros, pelados y cortados en trocitos
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Hoy voy a intentar ser escueto y conciso, ya que así lo pide la receta. Ponemos a calentar el aceite a fuego medio en un perol y mientras salpimentamos el pollo. Lo saltearemos en el aceite, pero que no tueste, solo sellarlo.


Lo retiramos y añadimos el tomate cortado en trocitos y el laurel. Salpimentamos el tomate y lo dejamos rehogar unos minutos, 4 ó 5. Ahora incorporamos el pollo y el vino con los ajos mirando el corte hacia abajo. El tomillo, el orégano y el romero, lo pondremos en un atadillo. Añadimos la albahaca y tapamos.


Dejaremos reducir la salsa, y si necesitamos añadir un poco de agua, pues se añade sin problemas. Cuando esté tierno, tras unos 40 ó 50 minutos a fuego lento, añadimos unas hojas más de albahaca, apagamos  y tapamos unos 5 ó 10 minutos antes de servir. Os sorprenderá.


Llegados a este momento, deciros que,  Besos a todas, besos a todos, Besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos, e intentad ser felices, que es más sencillo de lo que parece.