martes, 27 de junio de 2017

ENSALADA CRUJIENTE DE PEPINO Y ZANAHORIA


Es que el verano ha llegado para no irse y esto es lo que nos toca, comida fresquita, ligera, apetecible, rápida y fácil de comer. Esta ensalada es perfecta como guarnición o como primer plato, así que nada.


1 pepino, lavado y cortado en láminas con un mondaverduras, evitando las pepitas
2 zanahorias, peladas y cortadas con mondaverduras
Un trozo de queso fresco
Aceitunas negras de Aragón
Un tomate entero cortado en gajos
Uno puerro cortado en juliana
Vinagreta con sal, aceite de oliva virgen extra y vinagra de Jerez, al gusto
Pimienta negra recién molida
Hielo

Vamos a preparar un bol con agua e hielo. Cuando el agua esta heladita metemos el pepino y la zanahoria en el agua  y lo dejamos una ½ hora. Pasado este tiempo la verdura estará crujiente y maravillosa. La escurrimos y montamos la ensalada y la aliñamos.

Así que nada, la magia volvió a llegar a mi cocina.  Besos para todas, para todos, besos a……, en fin, Besos y sed muy felices.




jueves, 22 de junio de 2017

MILANESA DE POLLO CON MOSTAZA, ROMERO Y PAN CRUJIENTE CASERO


Uff, que semanita llevo, sin tiempo para nada más que para currar y sin poder dedicar ni un minuto al blog. Aunque no nos vamos a quejar, que eso es bueno. Hoy vamos a tirar de una receta tradicional a la que le hemos dado una vuelta de tuerca, tanto en sabor como en textura.

Vamos a usar pan rallado casero, lo cual le va a dar un extra de crujiente, ya que lo vamos a rallar con la mandolina en su rallador más grueso, obteniendo un pan crujiente y de mayor tamaño, lo cual evitará que se empape en el huevo y crujirá mucho más. Por otra parte vamos a macerar el pollo en mostaza, romero y aceite de oliva, lo cual lo hará más jugoso y con un toque diferente de sabor. Lo dicho, una vuelta de tuerca


8 filetes de pechuga de pollo gruesos
Rallamos una barra de pan que esté como de 5 días y que hayamos secado al aire, para que esté como una piedra
2 cucharadas de mostaza de Dijon
2 Cucharadas de Mostaza antigua
100 ml de aceite de oliva virgen extra
Romero seco o fresco, según el gusto
3 ó 4 huevos para el rebozado
Harina de fuerza
Aceite de oliva para freír, abundante y caliente pero a fuego medio
Sal y pimienta molida al gusto


Empezamos con el macerado. Vamos a mezclar las mostazas, el aceite y el romero. Batimos con una varilla y producimos una emulsión. Reservamos. Mientras vamos a salpimentar las piezas de pollo. Embadurnamos los filetes y los dejamos tapados que reposen en la nevera unas dos o tres horas


Sacamos el pollo y lo pasamos por harina, huevo batido y por pan rallado. En ese orden.  No lo vamos a palmear para retirar los sobrantes de pan. Los queremos para que estén crujiente. Los iremos metiendo en el aceite caliente de uno en uno o de dos en dos, dependiendo del tamaño de la sartén, pero no nos pasemos con la cantidad, porque podemos enfriar el aceite y la cagamos profundamente.

Dejamos freír unos minutos por cada lado, solo hasta que dore, no que tueste. Retiramos y dejamos escurrir en papel de cocina.

¿Qué decir?, la magia vuelve a entrar en mi cocina como por casualidad y nos queda una receta increíble. Así que nada, Besos a todas, a todos, Besos a……, en fin Muchos Besos e intentad ser extremadamente felices, es lo que nos queda, eso y hacer felices a los que nos rodean, no más.



martes, 13 de junio de 2017

TARTAR DE SALMÓN CON PEPINO, ALCAPARRAS Y MOSTAZA ANTIGUA


El tema del Tartar, ya lo he tocado varias veces, pero siempre está el problema de la congelación del pescado para su ingesta en crudo. Uno de los más agradecidos para esto es el salmón. Congela bastante bien y además no pierde prácticamente nada en el proceso.

Pues esta receta viene de hace unos tres meses, que quedé a comer con Carmen en un bar en Cádiz, y uno de los platos que pedimos fue un Tartar de atún. Los dos muy ilusionados pinchamos aquello,  y fue, ¿cómo decirlo?, venga, decepcionante. Desde entonces vengo dándole vueltas a la cabeza como sacar más rendimiento a este plato y al tema de la congelación.

Pues he descubierto que si congelamos el producto en bolsas al vacío, la pérdida es mínima, por no decir ninguna. Y además las maquinas envasadoras de vacío las encontramos desde los 35€, no es caro. El asunto en hacer vacío y congelar durante 24 horas y descongelar durante otras 24 en el frigorífico. Solo eso.


½ pepino cortado en brunoise
200 g de salmón en daditos
4 cucharadas de alcaparras
½ cebolleta morada en brunoise, o chalota
4 cucharaditas de mostaza antigua
Aceite de oliva virgen extra, unas 2 cucharadas
Sal y pimienta
Cilantro picado al gusto
Unas gotas de limón

Pues tan fácil, como ligar la mostaza con el aceite. Unimos los ingredientes excepto el limón, la sal y la pimienta. Mezclamos bien para que se unan todos los sabores y quede todo bien impregnado.

Metemos en la nevera una ½ hora, tapado con film transparente y dejamos reposar. Antes de comer, lo sacamos unos minutos y rociamos con unas gotas de limón y salpimentamos.



Yo lo serví en unos volovanes y la verdad es que se me quitó el mal sabor de boca que me quedó la última vez, fue una pena, pero… Besos para todas, para todos, besos a……, en fin, Besos y sed muy felices.




miércoles, 7 de junio de 2017

VOLOVAN DE REQUESÓN


Es un aperitivo sencillo y que sirve para un cóctel, que cursi suena por Dios, una comida entre amigos, unos entrantes, etc. Vamos que es tela de sencillo y está buenísimo.


Para unos 12 minivolovan, necesitamos

Los 12 correspondientes volovanes, que se compran en cualquier supermercado
100 g de requesón
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
Unas 5 ó 6 hojas de albahaca picadita
Sal y pimienta negra recién molida al gusto
2 cucharaditas de antigua
Un poquito de huevas de lumpo, sucedáneo de caviar, etc, para adornar
Cebollino picado

Hacemos una pasta con los ingredientes, menos con el cebollino y las huevas. Rellenamos los volovanes y rociamos por encima con un poco de cebollino. Coronamos con las huevas y listo. Si queréis podéis poner en la base, antes de rellenar con el requesón un poquito de salmorejo.



¿Habéis visto algo más sencillo y más fácil de preparar? Pues nada, dicho esto…, Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin: Muchos, muchos besos. Seguid disfrutando de la comida, que es una parte importante de la felicidad.


jueves, 1 de junio de 2017

CHURRASCO DE POLLO CON CREMA DE REQUESÓN Y ALBAHACA


La verdad, no recuerdo como se me ocurrió este plato. Lo que si se es que fue viendo un programa de cocina y que no tenía nada que ver con esta receta, tan solo el requesón. Al lío.


4 cuartos traseros de pollo deshuesados.
1,5 Kg de tomates maduros, pelados y cortados a gajos.
1 cebolla hermosa a daditos grandes
2 pimientos verdes a dados
½ pimiento rojo a dados grandes
3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta al gusto
150 g de requesón
Albahaca fresca picada. Según el consumidor, tamaño y cantidad
Un poco de azúcar para el tomate
1 hoja de laurel
Orégano fresco
Tomillo fresco, ¡Hay que tener macetitas de aromáticas en casa, hombre!


Hoy estoy espesito, a ver que sale de todo esto. Empezamos preparando la salsa de tomate. No es tomate frito, queremos encontrarnos los trozos de todo, incluso los de tomate y no ha de ser seca, sino todo lo contrario. Aceite de oliva virgen extra en un perolillo a fuego medio y cuando esté caliente ponemos la cebolla con un poco de sal, para que sude. 2 ó 3 minutos después, como diría un Peruano, tiramos los pimientos. Con su mijita de sal. Seguimos salteando. Buscamos verduras enteras, así que a los 2 minutos, añadimos los tomates. Salpimentamos, una o dos cucharaditas de azúcar, las hierbas y fuego lento.


Cuando tenga la pinta de la foto, paramos. No más. Es una salsa para mojar y que se moje bien el churrasco. Apagamos y reservamos


En una plancha, con fuego vivo, calentita y con un hilillo de aceite de oliva virgen extra, colocamos los churrascos por la parte de la piel, con sal y pimienta molida. Buscamos un punto crujiente y dorado de la piel, así que al menos 7 u 8 minutos.  Volteamos y dejamos como 3 ó 4. Todo esto es relativo, depende del tamaño de la pieza, etc. Retiramos.

Mientras se iba haciendo el pollo hemos preparado el requesón. Lo colocamos en un plato, añadimos la albahaca, un hilillo de aceite de oliva virgen extra, pimienta molida y si es soso, un poquito de sal. Mezclamos y listo.



Ponemos en el fondo del plato la salsa de tomate, sobre ella, el pollo con la piel hacia arriba y sobre este, la crema de requesón, que se calentara con el calor del pollo. Y nuevamente la magia entró en mi cocina. Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos.