miércoles, 16 de mayo de 2018

ENSALADA DE HÍGADO DE CERDO IBÉRICO CON GARBANZOS Y CHERRYS


En Huelva, es muy típico el hígado de cerdo aliñado con cebolletas y cilantro. A mi parecer es una verdadera delicia, ya que soy muy de casquería y lo que hagan en Huelva con cualquier producto de su tierra, yo lo doy por bueno incluso antes de probarlo. Pues esta ensalada es un pasito más allá del aliño tradicional, aderezándola, con rabanitos, Cherrys, cebolleta, etc. La verdad e que es rica y fácil de hacer


Para cuatro comensales:

Unos filetes de hígado de ibérico gorditos
Sal y pimienta para los filetes
½ copa de manzanilla de Sanlúcar o cualquier vino blanco
Un puñado de tomates Cherrys cortados por la mitad
Cilantro cortado en modo grosero
Unos rabanitos en láminas
Una cebolleta fresca en juliana
Vinagre, aceite de oliva virgen extra y sal para la vinagreta, al gusto
Un tarro de garbanzos en conserva que habremos lavado adecuadamente y escurrido

Pues bien, vamos a la receta. En una sartén caliente y con una cucharada de aceite de oliva virgen extra, vamos a marcar los filetes, que previamente habremos salpimentados. Solo marcarlos, no hacerlos del todo. Retiramos y los dejamos reposar un par de minutos.

Mientras en un bol, colocamos el resto de los ingredientes sólidos de la receta, cortaditos y lavaditos. Una vez reposada la carne, lo cual facilitará que pierda menos jugos al cortarla, la filetearemos en tiras finas. Veremos que está cruda por dentro. Es lo que queremos, porque ahora en la sartén anterior los saltearemos, para sellarlos por fuera y que queden jugosos por dentro, no crudos, jugosos y no secos. Lo iremos moviendo con cuchara de palo o con destreza de muñeca. Con medio minuto bastará.

Dejaremos  reposar un par de minutos, mientras que con el vino iremos desglasando la sartén con el fuego suave y verteremos estos jugos sobre las láminas de hígado. Lo que queda es coser y cantar, unimos todo y aliñamos al gusto con una vinagreta tradicional. Listo

Y nuevamente la magia entró en mi cocina. Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos. Y sed felices, si o si, no queda otra


lunes, 14 de mayo de 2018

POLLO MARIPOSA AL HORNO CON LIMÓN Y CURRY



El otro día vi en televisión a Donna Hay preparar un pollo rápido al horno, y le dio esta forma de mariposa. Se me ocurrió que era posible también, prepararlo a baja temperatura, dándole este mismo aspecto y que le ayudaría a hacerse mejor, sin dañar la piel al voltearlo y estando en contacto el interior de las pechugas con la salsa. El resultado fue excelente, textura perfecta, piel deliciosa y carne jugosa, que de el sabor ya me encargué yo con los aderezos de la salsa.



Un pollo abierto a la mitad solo por la espalda, dejando las pechugas unidas
Aceite de oliva virgen extra
Zumo de limón
Sal y pimienta negra recién molida al gusto
Rodajas de naranja, como cama para el pollo
Laurel y una ramita de canela
1 copa de Manzanilla de Sanlúcar o el vino blanco que queráis
2 ó 3 copas de agua, según vaya pidiendo el guiso
Curry amarillo en polvo, como un par de cucharaditas

Empezamos. Hoy más que contar una receta, voy a telegrafiarla de sencilla que es:

        Abrimos el pollo por la espalda, sin abrir el lado de las pechugas, y le damos un giro a los muslos hacia dentro, tal y como aparece en la foto.


          Salpimentamos y especiamos por ambas caras el mismo

          En la placa de horno, ponemos aceite de oliva y encima unas rodajas de naranja como cama para nuestro pollo

          Colocamos el pollo sobre la cama y rociamos con el zumo de limón y el vino

          Ponemos en la bandeja el laurel y la canela y añadimos el agua a la misma

          En horno precalentado a unos 120ºC, por arriba y por abajo y sin ventilador colocamos el pollo que iremos regando cada 20 minutos, por un total de 90-120 minutos, dependiendo del tamaño del angelito

          Una vez comprobemos que está la carne lista, lo pondremos con ventilador a 150-170ºC para que dore la piel, solo por arriba.



        Solo queda, cortarlo y rociarlo con la salsa

Ya os lo he dicho, muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción. Besos enromes a todas y a todos. Hasta pronto



sábado, 5 de mayo de 2018

SALADITOS DE SOBRASADA IBÉRICA Y MIEL



Hoy toca receta sencilla y riquísima. Un entrante o aperitivo, o  para una cena con la familia, rápido y muy sencillo



Para unos 30 saladitos aproximadamente:

Una lámina de hojaldre con mantequilla. Hay quien los estira, pero a mí me gusta que las capas de hojaldre tengan mucho aire entre ellas, así que no o hago.
Sobrasada ibérica, como 150 g
Miel
Un huevo batido

Es que no se necesita nada más. Pues bien, tomamos una lámina de hojaldre y lo cortamos en tres partes transversalmente. En el centro de cada porción, colocamos un hilo de sobrasada. Podemos aplicarlo con las manos o con un manga pastelera y lo chafamos un poco con los dedos.


Sobre ella ponemos un hilo de miel. En uno de los extremos, a todo lo largo de la lámina de hojaldre, untamos con huevo batido. Plegamos la otra lámina sobre la sobrasada y cerramos con la parte que hemos untado. Ahora podemos hacer dos cosas, colocarlos con el cierre hacia abajo o hacia arriba. A mí me gusta hacia arriba, porque toma esa forma abierta, como si fuera un caracol. Pintamos con huevo por encima.


Dividimos en porciones de unos dos dedos, dando un corte seco, para que selle algo el hojaldre y no se escape el contenido. Tampoco hay que romper la tabla del golpe y los colocamos en la placa de horno. Cuidado de no juntarlos mucho, porque crecen. A 200ºC, sin ventilador, entre 7 y 10 minutos. Retirar cuando veáis que han dorado y listo. Dejad enfriar para que el hojaldre quede más crujiente.


Muy, muy fácil, y muy, muy rico. Hay días y temporadas, que se nos pueden hacer muy cuesta arriba, pero aun así “Sed muy felices, si o si”, no hay opción.


lunes, 30 de abril de 2018

BERZA DE COLES



Pues nada, como no se termina de ir el frío, ahí que saco esta receta de mi tierra. He estado buceando por libros y en la red para encontrar una versión lo más fiel a mis recuerdos de la misma. Las hay solo con garbanzos, las he visto solo con alubias, pero, todas, todas llevan el majado de ajo con el comino y unas pimientas en grano. Uhmmm, esto lo lleva todo a otra dimensión

El asunto de agua, la cantidad. Pues, tranquilos, iremos añadiendo de poco en poco a lo largo de la cocción, así no nos pasaremos. Podemos añadirla fría o caliente, según nos apetezca. Por cierto gana un montón de un día para otro.


200 g de garbanzos en remojo del día anterior
200 g de alubias en remojo del día anterior
Un trozo de carne de ternera, la costilla de ternera o el jarrete es perfecto para esto
Un trozo de papada de cerdo
Un trozo de tocino salado
Un trozo de tocino fresco
Yo tengo en salazón, hecha por mí, pella de cerdo ibérico. Así que puse un trocito a modo de unto gallego. Esto es opcional
Una col pequeña o ½ grande, cortada muy finita, para que se nos deshaga durante la cocción
Un trozo de magro de cerdo
Un hueso de jamón
Chorizos para guisar, al menos 3
Lo mismo pero con morcillas. Evitar las morcillas con mucha manteca o un aliño muy fuerte achorizado. Yo prefiero las que son más de cebolla y sangre.
Tres patatas peladas
Un par de nabos en rodajitas
2 dientes de ajo
Una cucharada de comino en grano, tostándolos un poco previamente para sacar los aceites esenciales
7 u 8 granos de pimienta negra
Sal al gusto
Hoja de laurel
Zumo de una naranja agria. Esto es el colofón

Las carnes las lavaremos antes en agua y a los tocinos les rasparemos la piel y la sal a aquellos que la lleven. En una olla amplia, ponemos las carnes con las alubias en agua fría y candela al mínimo. Cuando empiece el agua a hervir, añadimos los garbanzos y empezamos a espumar, para quitar exceso de grasas, y flatulencias. Me gusta retirar el exceso de grasa, sobre todo el de los chorizos y las morcillas.

Bien, ahora ponemos el resto de los ingredientes, exceptuando los ajos, comino y pimientas, que los majaremos en el mortero. Tampoco usaremos de momento ni sal, ni el zumo de naranja agria. Una vez deje de salir espuma, tapamos y dejamos cocer todo a fuego lento unos 90 minutos. Esto depende de las legumbres y de la dureza del agua. Vigilar bien a partir de los 60 minutos. En este momento añadimos el majado y cuando esté todo tierno rectificamos de sal.


Una vez tiernas las legumbre, sacamos las carnes y las servimos para comerlas como pringá, cada comensal. Las legumbres con el caldo y las coles en un plato hondo y le añadimos unas gotas de naranja agria y a tocar el cielo con las manos.

Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción


jueves, 26 de abril de 2018

TEMPURA DE AROS DE CEBOLLA



Es un aperitivo, o una guarnición estupenda. La tempura aporta un crujiente fantástico y además, no es nada aceitosa, por lo que se come con gran facilidad. La verdura en tempura me encanta.


3 cebollas cortadas en aros, desmontados estos en remojo con agua y mucha sal, para que la cebolla, elimine exceso de agua que lleva
Para la tempura, 1/2 litro de agua helada, 300-350 g de harina, 1 huevo, y un poquito de colorante alimentario, para darle un color bonito. Mezclamos todo con varillas
Aceite de oliva en un perol profundo a temperatura alta y abundante

Tan fácil con sacar los aros de cebolla del agua con sal, ponerlos en un colador y con unas pinzas idlos cogiendo de tres en tres, más o menos, y los pasamos por la tempura, siempre muy fría. Luego los metemos en el aceite caliente. Inmediatamente, metemos el bol con la tempura, o bien en otro mayor con agua y hielo, o en la nevera, para que no pierda frío. Este es el secreto

Los volteamos y cuando veamos que tienen un color bonito, los sacamos y los escurrimos. Listo. Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción


domingo, 22 de abril de 2018

ARROZ BOMBA MELOSO CON BOGAVANTE


No era mi plan de comida del sábado, pero Antonio se coló con la idea de comer un arroz con bogavante y nada, allí que le acompañé a comprar un par de ellos para cocinarlos.

Hoy hemos usado un arroz Bomba de Isla Mayor, Arroz Doña Ana, y le hago publicidad porque me parece un arroz estupendo e íntegramente cultivado y envasado en nuestra tierra.



Para 6 personas, necesitaremos:

600 g de arroz bomba
2 bogavantes de unos 500 g cada uno
4 veces el volumen de agua o de caldo que el de arroz, unos 2.800 g
1 cebolleta a daditos
3 dientes de ajo
1 pimiento en daditos
200 ml de tomate triturado
1 copa de brandy
1 cucharadita de pimentón dulce y ½ de picante
Sal y pimienta
1 hoja de laurel
Hojas de hinojo
3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Empezamos con el caldo. Vamos a hacer un sofrito tradicional. En aceite de oliva, a fuego medio, empezamos con los ajos, cuando den olor, la cebolla y los pimientos con un poco de sal y cuando la cebolla esté transparente, el tomate. Lo tenemos unos 3 ó 4 minutos, añadimos ahora el pimentón dulce. Salteamos y añadimos 2 ,5 litros de agua. Rectificamos de sal y pimienta y dejamos cocer hasta reducir a la mitad


Ahora, arrancamos la cabeza al bogavante y sacamos el contenido. Lo rompemos con un cuchillo y lo salteamos con aceite de oliva a fuego vivo y luego añadimos el pimentón picante. Pasados un minuto añadimos el brandy y flambeamos. Añadimos 2,5 litros de agua y dejamos cocer hasta reducir a la mitad. Mezclamos los dos caldos y completamos hasta los 2,8 litros que necesitamos. El resto del bogavante lo cortamos en trozos, pinzas incluidas


En un perol o en una olla de barro, cosa que he usado yo, con una cucharada de aceite de oliva rehogamos el arroz. Cuando empiece a tomar un aspecto blanquecino, añadimos el caldo y dejamos cocer por unos 8 minutos, removiendo de vez en cuando. El caldo lo necesitamos un poco más salado de lo normal, para que el arroz no quede soso.


Ahora añadimos los trozos de bogavante y las ramitas de hinojo y dejamos cocer hasta los 14 minutos en total. Si vemos que falta un poco de caldo se le añade agua, poco a poco. Apagamos y dejamos reposar tapado unos 6 minutos más. Cuando lo apartemos para reposar,  ha de estar un poco caldoso para que el resultado final sea meloso.

Y poco más puedo deciros. Los seis disfrutamos de un arroz excelente y delicioso. Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos. E intentad ser felices con todas vuestras fuerzas. Es para lo que estamos aquí.


viernes, 13 de abril de 2018

MILHOJAS DE TEMPURA DE PENCAS DE ACELGAS, REVUELTO Y CHIPS DE REMOLACHA


Este plato viene de un bolsa de verduras ecológicas que me regalaron Jaime y Rocío y de un plato precioso, que es el que sale en la foto, que me lo regaló Pili en una comida que di en su casa. Tenía, cebolletas fresca, remolacha cruda con sus hojas y sus tallos (estos escaldados en agua con sal en ensalada son deliciosos), y acelgas, así que salió el plato.


Para 4 comensales, necesitamos:

3 Remolachas, que pelaremos y cortaremos muy finitas
Las hojas de la remolacha, lavadas en agua fría y escurridas
Unas pencas de acelgas, limpias de hebras y escaldadas en agua unos 4 ó 5 minutos, refrescadas en agua fría y escurridas y secada con un paño o un papel adsorbente.
Aceite de oliva para reir. Ojo el que usemos para las remolacha muere a partir de ese día, se tiñe totalmente de rojo.
5 huevos
5 cebolletas largas limpias y cortadas a trozos
Sal y Pimienta
3 cucharadas de aceite de oliva virgen

Para la tempura:

1 litro de agua helada, si muy, muy fría. Esto será lo que de el contraste en la fritura y permita que esté crujiente
400 g de harina normal y 50 de arroz
Un huevo
Cúrcuma

Todo está preparado. En una sartén, con aceite caliente pero a fuego medio, echamos las láminas de remolacha salpimentadas y las freímos con cariño, hasta que queden crujientes. Le vamos dando la vuelta, y vamos viendo que tal van haciéndose. No pongamos pocas en el aceite, porque si lo hacemos así se nos quemarán seguro. Escurrimos en papel de cocina y reservamos.


En una satén profunda con aceite caliente a fuego vivo, vamos a ir friendo nuestras pencas con tempura. En un bol previamente colocaremos el agua, el huevo, la harina y sal y si queremos una puntita de cúrcuma, para que la tempura quede con un color bonito. Batimos con batillas. Manteniendo la tempura siempre fría, vamos pasando las pencas por ella y metiéndolas en el aceite. Si queremos, antes de pasarlas por la tempura, podemos pasarlas por harina de arroz, para que esta se pegue a las pencas. Un minuto por cada lado y listo. Escurrimos en papel y reservamos.


Ahora en una sartén con 3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva, vamos a saltear por un minuto las cebolletas y luego las hojas de remolacha cocidas. Verteremos todo en un bol con los huevos batidos y mezclaremos. Salpimentamos y echamos en la sartén caliente. Vamos removiendo de vez en cuando y en un par de minutos está listo. Ahora a montar el plato.

Ponemos en el fondo del plato el revuelto, encima los chips de remolacha y encima del todo, la tempura de pencas de acelgas. Podemos acompañar con un poco de mayonesa, pero no hace falta. Y nuevamente la magia entró en mi cocina. Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos. Y seguid luchando por ser felices..


viernes, 6 de abril de 2018

PALMERAL DE CHEDDAR, CHERRYS Y RÚCULA



Es un aperitivo estupendo, divertido, bonito y sencillo, y además está buenísimo. No se puede pedir más. Podemos hacerlo con Cheddar, Emmental o cualquier queso de este tipo.




Unos 300 g de Cheddar en un taco y cortamos hasta sacar unos 25 taquitos que cortaremos a la mitad transversalmente
13 tomates Cherrys cortados a mitad y salpimentados
Hojas de rúcula
Palillos de dientes
Aceite de oliva virgen extra
  
Muy sencillo, tomamos dos taquitos de queso y los colocamos uno sobre el otro. Con un palillo de dientes  ensartamos  de dos hojas de rúcula puestas en perpendicular por el centro, a modo de hojas de palmera. Ahora ensartamos la mitad del Sherry mirando del corte hacia la rúcula, asemejándose al nacimiento de las hojas y luego ensartamos los dos taquitos de queso. Los giramos el uno sobre el otro, para que quede un efecto bonito y rociamos con unas gotas de aceite de oliva por encima.

Es que no puede ser más fácil. En fin,  Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos.


martes, 3 de abril de 2018

COSTILLAS DE TERNERA AL HORNO



Se acabó la semana santa, ya podemos comer carne otra vez. Son unas costillas a fuego bajo, para que eliminen la grasa despacito y parte de ella pase a la carne a fin de que nos quede jugosa.



Para 4 personas necesitaríamos:

1.5 kg de costillas de ternera en tiras. Si son muy anchas las cortamos por la mitad
5 dientes de ajos machacados
2 hojas de laurel
1 copa de Manzanilla de Sanlúcar
1 copa de agua
Un chorrito de limón
1 cucharadita de pimentón dulce y una pizca de picante
Pimienta negra recién molida
3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Tomillo, al gusto
½ cucharadita de comino
Un poco de orégano
Sal y pimienta recién molida

Muy fácil. Salpimentamos las costillas y las adobamos con las hierbas y especias, exceptuando el laurel. Le vertemos un hilillo de aceite de oliva virgen extra. Las frotamos y dejamos reposar

En la tartera donde vayamos a hacer las costillas, las marcamos con el aceite de oliva. Solo marcarlas, para que no pierdan los jugos. Retiramos y añadimos el alcohol. Un minuto y el agua con los ajos, y laurel. Colocamos una rejilla sobre los jugos y encima de la rejilla las costillas.


Metemos en el horno precalentado a unos 150ºC y damos la vuelta, regándolas con la salsa, cada 20 minutos. Al cabo de unos 80-90 minutos, la carne estará tierna y jugosa. La grasa se habrá diluido en la carne y en el la salsa.


Dejamos reposar fuera del horno unos 10 minutos y servimos y a ser felices que de esto se trata. Así que, la magia entró en casa nuevamente.  Besos a todas y a todos, una sonrisa y como digo habitualmente, a luchar por ser felices. Hasta pronto


jueves, 22 de marzo de 2018

CAZUELA DE BORRIQUETE AL HORNO



Muy bien, hoy pescado, por fin. Hace tiempo que no pongo nada de pescado. Así que, una de borriquete, que está a muy buen precio y tiene una carne blanca y deliciosa.


Para 4 personas comilonas, necesitaríamos:

1.5 kg de Borriquete. Son muy cabezones y utilizaremos las cabezas para hacer caldo de este plato
3 dientes de ajo en láminas
1 cebolla cortada en juliana fina
½ pimiento rojo de asar en juliana fina
1 pimiento verde en juliana fina
4 patatas hermosas en gajos, cascándolos al final de cortarlos para que engorde el caldo
2 hojas de laurel
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta al gusto
½ cucharadita de pimentón
1 copa de vino blanco de Jerez
Unas gotas de limón
Y agüita fresca y cristalina

Limpiamos nuestros borriquetes y cortamos en trozos. Las cabezas, las limpiamos bien porque las meteremos en el guiso para hacer caldo. Saltearemos los ajos en aceite caliente pero a fuego lento en un buen perol. Cuando empiecen a dar olor, ponemos las cebollas y los pimientos a la vez, con un poco de sal. Los queremos enteros, así que los doraremos por unos dos minutos.

Añadimos el tomate, salteamos dos minutos más. Ponemos el pimentón, mareamos y añadimos el vino. Un minuto más, ponemos las patatas y cubrimos de agua. Metemos las cabezas, salpimentamos y colocamos las hojas de laurel. No echamos mucha agua. Solo cubrir las patatas. Fuego lento. En15 minutos, las patatas estarán tiernas.

Sacamos las cabezas y metemos las piezas de borriquete que tendremos saladas por las dos caras. Esperamos a que rompa a hervir y metemos en el horno precalentado a 180ºC por arriba y por abajo sin ventilador, unos 15-20 minutos, dependiendo de lo gruesas que sean las rodajas de pescado.


Y ya está. Comprobamos que la carne se separa bien de la espina y maravilloso.  Unas  gotitas de limón para animar, solo unas gotas. Así que nada, Besos a todas y a todos, una sonrisa y a luchar por ser felices. Hasta pronto


lunes, 19 de marzo de 2018

ALBÓNDIGAS SUECAS EN SALSA BLANCA



Bien, aquí estamos nuevamente. Hoy tenemos unas albóndigas suecas. Son muy parecidas a las nuestras, pero tienen un puntito agridulce en sus ingredientes que le dan un sabor diferente. Podemos comerlas metidas en salsa, solas, mojándolas en una salsa de queso. En fin, como quieras


Para 6 personas necesitaríamos:

1 kg de carne de ternera picada con un trozo de tocino, como 150 gramos.
Sal y pimienta blanca al gusto, así son los suecos, pimienta blanca
2 rebanadas de pan de molde mojados en leche
2 huevos
2 cucharadas de harina de garbanzo para ligar la carne
1 cebolla cortada finita y sofrita en aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de salsa de soja y otra de salsa inglesa
Pan rallado para freírlas
Aceite de oliva para freír

Para la salsa blanca

2 cebollas muy picaditas, 1 cucharada de harina
2 dientes de ajo en láminas
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 nuez de mantequilla
1 copa de vino blanco
1 hoja de apio
2 vasos de caldo de ave
1 cucharada de mostaza de Dijón
Sal y pimienta blanca al gusto

Pues nada empezamos preparando la masa de carne. Rehogamos la cebolla muy despacito, con un poco de sal, en aceite de oliva virgen extra. Cuando estén empezando a dorar, apartamos, escurrimos y añadimos a la carne.


Escurrimos las rebanadas de pan, tras haberlas tenido en leche y añadimos junto con los huevos, las especias, las salsas, la harina de garbanzo, la sal y la pimienta. Dejamos reposar en la nevera una hora. Pasado este tiempo, hacemos las bolas con las manos húmedas y las pasamos por pan rallado.


Mientras reposaba la carne, sofreímos los ajos en aceite de oliva, a fuego suave y cuando empiecen a dar olor, ponemos la cebolla y el apio muy picados los dos con un poco de sal. Rehogamos hasta que la cebolla esté tierna. Añadimos la harina y la removemos unos segundos. Pondremos el vino unos 30 ó 40 segundo, para eliminar el alcohol y luego añadimos la mostaza y el caldo. Dejamos reducir hasta obtener una salsa espesita y pasamos por la batidora.

Ahora en aceite de oliva caliente, pero a fuego medio, freímos las albóndigas, metiéndolas en la salsa tras escurrirlas. No las queremos muy hechas, solo, que queden firmes. Cuando estén todas en la salsa, las metemos en el horno a unos 120-140ºC, durante media hora. Cuando estén listas, le añadimos la mantequilla para que la salsa quede brillante.


La podemos presentar, con un poco de guindilla fresca cortada finita y para darle un punto agridulce, le podemos poner unas cebolletas encurtidas con unas aceitunas negras de Aragón.

Pues nada, Besos a todas y a todos, una sonrisa y a luchar por ser felices. Hasta pronto