miércoles, 16 de mayo de 2018

ENSALADA DE HÍGADO DE CERDO IBÉRICO CON GARBANZOS Y CHERRYS


En Huelva, es muy típico el hígado de cerdo aliñado con cebolletas y cilantro. A mi parecer es una verdadera delicia, ya que soy muy de casquería y lo que hagan en Huelva con cualquier producto de su tierra, yo lo doy por bueno incluso antes de probarlo. Pues esta ensalada es un pasito más allá del aliño tradicional, aderezándola, con rabanitos, Cherrys, cebolleta, etc. La verdad e que es rica y fácil de hacer


Para cuatro comensales:

Unos filetes de hígado de ibérico gorditos
Sal y pimienta para los filetes
½ copa de manzanilla de Sanlúcar o cualquier vino blanco
Un puñado de tomates Cherrys cortados por la mitad
Cilantro cortado en modo grosero
Unos rabanitos en láminas
Una cebolleta fresca en juliana
Vinagre, aceite de oliva virgen extra y sal para la vinagreta, al gusto
Un tarro de garbanzos en conserva que habremos lavado adecuadamente y escurrido

Pues bien, vamos a la receta. En una sartén caliente y con una cucharada de aceite de oliva virgen extra, vamos a marcar los filetes, que previamente habremos salpimentados. Solo marcarlos, no hacerlos del todo. Retiramos y los dejamos reposar un par de minutos.

Mientras en un bol, colocamos el resto de los ingredientes sólidos de la receta, cortaditos y lavaditos. Una vez reposada la carne, lo cual facilitará que pierda menos jugos al cortarla, la filetearemos en tiras finas. Veremos que está cruda por dentro. Es lo que queremos, porque ahora en la sartén anterior los saltearemos, para sellarlos por fuera y que queden jugosos por dentro, no crudos, jugosos y no secos. Lo iremos moviendo con cuchara de palo o con destreza de muñeca. Con medio minuto bastará.

Dejaremos  reposar un par de minutos, mientras que con el vino iremos desglasando la sartén con el fuego suave y verteremos estos jugos sobre las láminas de hígado. Lo que queda es coser y cantar, unimos todo y aliñamos al gusto con una vinagreta tradicional. Listo

Y nuevamente la magia entró en mi cocina. Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos. Y sed felices, si o si, no queda otra


lunes, 14 de mayo de 2018

POLLO MARIPOSA AL HORNO CON LIMÓN Y CURRY



El otro día vi en televisión a Donna Hay preparar un pollo rápido al horno, y le dio esta forma de mariposa. Se me ocurrió que era posible también, prepararlo a baja temperatura, dándole este mismo aspecto y que le ayudaría a hacerse mejor, sin dañar la piel al voltearlo y estando en contacto el interior de las pechugas con la salsa. El resultado fue excelente, textura perfecta, piel deliciosa y carne jugosa, que de el sabor ya me encargué yo con los aderezos de la salsa.



Un pollo abierto a la mitad solo por la espalda, dejando las pechugas unidas
Aceite de oliva virgen extra
Zumo de limón
Sal y pimienta negra recién molida al gusto
Rodajas de naranja, como cama para el pollo
Laurel y una ramita de canela
1 copa de Manzanilla de Sanlúcar o el vino blanco que queráis
2 ó 3 copas de agua, según vaya pidiendo el guiso
Curry amarillo en polvo, como un par de cucharaditas

Empezamos. Hoy más que contar una receta, voy a telegrafiarla de sencilla que es:

        Abrimos el pollo por la espalda, sin abrir el lado de las pechugas, y le damos un giro a los muslos hacia dentro, tal y como aparece en la foto.


          Salpimentamos y especiamos por ambas caras el mismo

          En la placa de horno, ponemos aceite de oliva y encima unas rodajas de naranja como cama para nuestro pollo

          Colocamos el pollo sobre la cama y rociamos con el zumo de limón y el vino

          Ponemos en la bandeja el laurel y la canela y añadimos el agua a la misma

          En horno precalentado a unos 120ºC, por arriba y por abajo y sin ventilador colocamos el pollo que iremos regando cada 20 minutos, por un total de 90-120 minutos, dependiendo del tamaño del angelito

          Una vez comprobemos que está la carne lista, lo pondremos con ventilador a 150-170ºC para que dore la piel, solo por arriba.



        Solo queda, cortarlo y rociarlo con la salsa

Ya os lo he dicho, muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción. Besos enromes a todas y a todos. Hasta pronto



sábado, 5 de mayo de 2018

SALADITOS DE SOBRASADA IBÉRICA Y MIEL



Hoy toca receta sencilla y riquísima. Un entrante o aperitivo, o  para una cena con la familia, rápido y muy sencillo



Para unos 30 saladitos aproximadamente:

Una lámina de hojaldre con mantequilla. Hay quien los estira, pero a mí me gusta que las capas de hojaldre tengan mucho aire entre ellas, así que no o hago.
Sobrasada ibérica, como 150 g
Miel
Un huevo batido

Es que no se necesita nada más. Pues bien, tomamos una lámina de hojaldre y lo cortamos en tres partes transversalmente. En el centro de cada porción, colocamos un hilo de sobrasada. Podemos aplicarlo con las manos o con un manga pastelera y lo chafamos un poco con los dedos.


Sobre ella ponemos un hilo de miel. En uno de los extremos, a todo lo largo de la lámina de hojaldre, untamos con huevo batido. Plegamos la otra lámina sobre la sobrasada y cerramos con la parte que hemos untado. Ahora podemos hacer dos cosas, colocarlos con el cierre hacia abajo o hacia arriba. A mí me gusta hacia arriba, porque toma esa forma abierta, como si fuera un caracol. Pintamos con huevo por encima.


Dividimos en porciones de unos dos dedos, dando un corte seco, para que selle algo el hojaldre y no se escape el contenido. Tampoco hay que romper la tabla del golpe y los colocamos en la placa de horno. Cuidado de no juntarlos mucho, porque crecen. A 200ºC, sin ventilador, entre 7 y 10 minutos. Retirar cuando veáis que han dorado y listo. Dejad enfriar para que el hojaldre quede más crujiente.


Muy, muy fácil, y muy, muy rico. Hay días y temporadas, que se nos pueden hacer muy cuesta arriba, pero aun así “Sed muy felices, si o si”, no hay opción.