miércoles, 31 de enero de 2018

TARTA DE REQUESÓN CON AROMA DE LIMA


Normalmente, y en mi modesta opinión, las recetas que voy colgando son buenas, muy buenas y fantásticas. Esta entra dentro del género fantástico. De verdad merece la pena prepararla




Para unas 8 criaturas:

600 g de requesón. Que tendremos escurriendo en un colador desde la noche anterior
5 huevos
100 ml de nada
1 yogur blanco
Zumo de 1 lima y ralladura de 1/2 lima
Unas gotas de extracto de vainilla
180 g de azúcar

Para la base:

200 g de galletas María trituradas
100 g de mantequilla fundida
Ralladura de ½ lima


Es muy sencilla. Mezclamos la galleta con la ralladura y con la mantequilla. En un molde desmoldable, ponemos papel vegetal en la base y echamos la mezcla de galleta. Distribuimos y vamos apretando con el puño, hasta que nos queda consistente. Metemos en la nevera al menos una hora.


Mientras, vamos a mezclar con varilla los huevos con la vainilla, zumo y ralladura de lima, el azúcar y el yogur. Una vez blanqueado, añadimos, la nata y el requesón. Mezclamos a varilla, pero evitando que se deshaga el requesón completamente, porque queremos encontrar después esa textura al comerlo. Han de quedarnos pequeños pedazos y tolondroncillos. Vertemos en la base de galleta

Metemos en el horno a 160ºC 30 minutos y luego unos 35 minutos más a 180ºC. Así lo he visto en otras versiones de esta tarta y así os lo trasmito. Probamos con una brocheta de madera. Es una tarta húmeda, no seca, así que saldrá con restos de tarta, pero no líquida.



Dejamos enfriar unas horas en la nevera. Fantástico, lo podemos acompañar con alguna mermelada que no sea demasiado dulce, ni fuerte, para no matar el sabor de la tarta. Así que nada. Muchos besos a quien se lo merezca y a quien no, también. Que paséis un día maravilloso


jueves, 25 de enero de 2018

BERENJENA FRITA CON REQUESÓN Y MIEL DE CAÑA


En casa el tema de la berenjena es casi sagrado, nos encanta a los cuatro por igual, diría que no podemos vivir sin ella en todas sus variantes. Hoy vamos a hacer unas simples berenjenas fritas pero acompañadas. Un girito lo suficientemente leve para que no pierdan si esencia ni sabor, pero que las haga diferentes.


Para unos 4 comensales:

1 ½ berenjena cortada a rodajas de ½ cm. Gorditas y todas por igual
Sal y pimienta recién molida
Unos 200 g de requesón fresco
Miel de caña
Harina de freír, la de pescado de toda la vida.
Aceite de oliva virgen, abundante para freírlas

Lo primero es meter las berenjenas con un plato encima, para que no floten, en agua con abundante sal. Así vamos a deshidratarlas un poco, lo suficiente para que no se nos empapuchen después de freírlas y  no se nos oxiden. De esta manera luego no hay ni que salarlas prácticamente. Las tenemos así, al menos, 1 hora.

Preparamos nuestra sartén con el aceite caliente, pero no humeante y a fuego medio/fuerte. Las vamos sacando dela agua y casi sin escurrirlas, las pasamos por harina, dándole palmaditas y dejándolas cubiertas de harina un minuto, para que se les forme una capa consistente. Las palmeamos, para eliminar harina restante y las metemos en la sartén, que ha de ser amplia.

Las vamos a ir moviendo y volteando, para controlar la fritura y el color. Cuando el color pase a ser doradito, tirando para oscuro, las retiramos y las ponemos en papel de cocina, para eliminar el aceite restante.

Ponemos unos granitos de sal sobre ellas, una cucharada de requesón, pimienta negra, recién molida, y un hilillo de miel de caña. Brutal


Pues nada, mil besos. Sed muy felices, todos los días, al menos intentadlo. Salvo catástrofe, es más fácil de lo que parece.


jueves, 18 de enero de 2018

NIDOS CRUJIENTES DE FIDEOS DE ARROZ CON CURRY DE VERDURAS Y POLLO A LA PLANCHA


Bueno, prácticamente con los mismos ingredientes del último Curry que hicimos la última vez, preparamos hoy este pero totalmente diferente.



Para unas 4 criaturas:

150-200 g de fideos de arroz
3 cuartos traseros de pollo deshuesados y macerados con Curry amarillo en polvo, limón, sal y pimienta negra recién molida. Las cantidades, según tus gustos
Para el Curry:
1 cucharadita de pasta de Curry verde y una de Curry en polvo amarillo
1 calabacín cortado en trozos, a tu gusto
1 trozo de pimiento verde, otro de rojo y otro de amarillo, cortado según te apetezca
3 ó 4 aritos de pimiento jalapeño fresco, o cualquier otra guindilla, o chile
4 ó 5 hojas de lima Kafir
Un par de ramitas de albahaca fresca, vamos, las hojas
1 cucharada de salsa de pescado
1 cucharadita de salsa de soja
Caldo de pollo, 3 cazos
¾ de lata de leche de Coco. Os recomiendo la del supermercado Valenciano en el que el personal viste de verde. Es la menos dulce de las que he probado, pero tiene el sabor a coco más intenso
Zumo de 1 lima y ralladura de 1 lima
3 ó 4 hojas de menta fresca
Maicena disuelta en un poquito de agua para espesar
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Lo sé, muchos ingredientes, y muchos no sabréis ni dónde encontrarlos. Los fideos de arroz los podéis encontrar en las grandes superficies, sobre todo en las francesa (no digo más), y el resto de los ingredientes, incluida las hojas de lima, en supermercados orientales, sin ningún problema.


Calentamos el aceite en un perol o en un Wok y ponemos el curry verde. Lo movemos hasta que se disuelta y salteamos las verduras por un par de minutos. Ahora añadimos el caldo y la leche de coco. Removemos hasta que esta quede bien integrada. Añadimos la soja, la salsa de pescado y la lima Kafir. Dejamos cocer unos 3 ó 4 minutos y añadimos el curry en polvo, las guindillas, el zumo de lima, la ralladura y finalmente la albahaca y la menta. Rectificamos de sal y pimienta, y de curry verde, si es que nos gusta picante y añadimos la maicena, hasta alcanzar una salsa espesa. Reservamos


En agua abundante y cuando haya roto a hervir, apagamos y metemos los fideos, por 4 minutos. Los sacamos y escurrimos. En una sartén caliente y con una gotita de aceite de oliva, preparamos unos nidos de fideos a fuego intenso, hasta tostarlos levemente. Han de quedar crujientes, les damos la vuelta como una tortilla y hacemos la misma operación. Apartamos y colocamos en el plato.


Mientras habremos estado haciendo a la plancha, con una gotita de aceite de oliva virgen extra, el pollo, que ha de quedar crujiente por fuera y jugoso por dentro. Así que sellamos por fuera, por ambas caras a fuego fuerte unos 3 minutos y luego terminamos de hacerlos otros tres minutos más por cada cara, pero a fuego medio. Listo. Los cortamos a tiras.


Montamos el plato. Sobre el nido crujiente de fideos, echamos el curry con sus verduritas y sobre estas, añadimos el pollo y lo rociamos con el jugo que haya generado durante el asado en la plancha. Ufff, que rico.


Parece pedantería, pero una vez más la magia entra en mi cocina.  Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos. Sed felices, al menos intentadlo. Salvo catástrofe, es más fácil de lo que parece.


martes, 16 de enero de 2018

GUISOTE DE GARBANZOS CON CORDERO, A TOPE DE ESPECIAS


Bueno, una receta con ambiente moruno, cargada de sabor, aromas, texturas, y que calienta y llena un montón. La verdad es que ha salido escandalosamente bueno.


Para unos 5 zampabollos, necesitamos:

500 g de garbanzos en remojo del día anterior
1 kg de cordero, preferentemente cuello, troceado en cuartos cada vértebra
3 dientes de ajo machacados
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 cebollas cortada en brunoise
Pulpa de 2 ó 3 tomates
2 hojas de laurel
3 zanahorias peladas y en rodajas gruesas
1 cucharada de pimentón dulce
½ cucharada de pimentón picante
3 cucharaditas de comino
½ cucharadita de   curry amarillo
½ cucharadita de cilantro en polvo
½ cucharadita de jengibre en polvo
Unas hojas de romero
3 hojas de laurel
1 guindillita
Sal y pimienta al gusto
Zumo de ½ limón
Un trocito de canela
½ cucharadita de alcaravea

No deja de ser un guisote, así que paciencia y fuego lento. Calentamos el aceite en un perol amplio y cuando esté caliente echamos el cordero, salpimentado previamente. Doramos levemente y retiramos. Ahora sofreímos los ajos machacados y cuando den ese maravilloso olor, añadimos las cebollas con un poco de sal para que suden.

Las dejamos a fuego medio-suave, hasta que empiecen a tomar ese color doradito fantástico y le ponemos el tomate. Rehogamos unos 3 ó 4 minutos y echamos nuevamente el cordero. Lo saltearemos todo junto por un par de minutos y añadimos las especias. Removemos y añadimos el limón. Cubrimos de agua


Cuando rompa a hervir, espumamos si lo vemos necesario y acto seguido ponemos los garbanzos. Tapamos y dejamos a fuego lento unos 90 minutos. Iremos mirando, rectificando de agua y de todas las especias, cada ½ hora, hasta alcanzar el sabor que andemos buscando cada uno de nosotros, el nuestro y no el mío. A los 45 minutos añadimos las zanahorias.

El plato ha de ser de cada uno que lo haga. Ha de quedar con el caldo justo, para que no esté seco, pero no caldoso. Este, será espesito por la grasa aportada por el cordero y las verduras que ya formarán parte del mismo


Y nada, que decir: Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos. Sed felices, al menos intentadlo. Salvo catástrofe, es más fácil de lo que parece.


jueves, 11 de enero de 2018

PASTEL DE POLLO, RÚCULA Y CHAMPIÑÓN


No soy yo muy de dedicar recetas, ni similares, pero hoy hago una excepción. Pese a llevar un montón de rúcula, hoy voy a dedicársela a mi Carmela, que se merece esta y doscientas más. Así que nada los puntos suspensivos hoy tienen nombre. Y antes de ponerme tierno, empezamos con la receta.


Para unos 4 zampabollos, necesitamos:

2 láminas de masa quebrada, que las hay de muy buena calidad y hoy no tenía tiempo para prepararla
2 cucharadas de acetite de oliva virgen extra
400 g de pollo, preferentemente muslo o contramuslo, deshuesado y troceado en dados de 2 cm. Es más jugosa
8 champiñones en láminas. Yo he usado Portobello, que son más aromáticos
3 huevos para la crema y 4 huevos más para el relleno
100 g de queso de untar
100 g de queso emmental.
Sal y pimienta
Mantequilla para untar el molde
100 g de bacon en trocitos
1 cebolla en daditos
Un trozo de pimiento rojo en daditos
Nuez moscada al gusto
1 paquete de rúcula

Muy sencillo. Empezamos poniendo el horno a 180ºC y mientras untamos con mantequilla el molde y colocamos dentro una de las láminas de masa quebrada, pasándole un tenedor y pinchándola. La metemos en el horno y la dejamos unos 10 ó 12 minutos. Sacamos y dejamos enfriar. El horno lo ponemos a 220ºC.


Salteamos la cebolla con sal y pimienta. Pasados un par de minutos, ponemos el pollo y luego el bacón. Salpimentamos. Cuando el bacon empiece a dorar, añadimos el champiñón. Dejamos hasta que este deje de soltar agua. Dejamos enfriar.


En un bol, batimos los huevos con sal, pimienta, nuez moscada y el queso de untar. Añadimos el resto de los ingredientes, excepto los 4 huevos que irán enteros. Mezclamos y vertemos sobre el molde. Hacemos unos huecos y colocamos los huevos y salpimentamos. Tapamos con la otra pieza de masa quebrada. Marcamos donde está la yema de los huevos, para que el corte quede bonito y al horno unos 30 minutos. Desmoldamos y….



La magia llega a mi cocina nuevamente. Así que,   Besos a todas, besos a todos, besos a mi Carmela, en fin, besos, siempre muchos besos. Sed felices, al menos intentadlo. Salvo catástrofe, es más fácil de lo que parece.


domingo, 7 de enero de 2018

PAQUETITOS DE MASA FILO RELLENOS DE ESPINACAS Y QUESO DE CABRA


Después de un largo mes de diciembre de trabajo y una merecida semanita de vacaciones, volvemos a la realidad. Os presento un plato sencillo, digestivo y rápido de preparar, con el que quedaremos estupendamente en cualquier fiesta o cena.


Para unos 20 paquetes, necesitamos:

8 hojas de masa filo
2 cucharadas de acetite de oliva virgen extra
Espinacas limpias, como unos 500 g, disminuye tremendamente con el calor
Un puñado de pasas
Queso de rulo de cabra, en finos trocitos, uno por cada paquete.
Sal y pimienta
Mantequilla líquida

Vamos a preparar un sofrito con el aceite caliente y las espinacas. Disminuirán de tamaño, rápidamente. Las salpimentaremos y añadiremos las pasas. Dejaremos que reduzcan, hasta que veamos que no sueltan agua. Dejaremos enfriar

Pondremos las hojas de masa filo de dos en dos y cortaremos cinco tiras iguales de cada par de hojas. Empezaremos rellenando con un poco de espinacas y le colocaremos encima el trozo de queso. Iremos doblando en forma de triángulo, del tamaño que queramos los paquetitos, tal como viene en las fotos.




Untaremos con mantequilla fundida, con una brocha. Muy poca cantidad, es para que queden crujientes y doradas una vez horneadas. Las colocaremos en una placa de horno con un papel vegetal. Meteremos en el horno por arriba y por abajo, a 180ºC unos 12 ó 15 minutos, hasta que doren. Sacaremos y dejaremos atemperar.


Una vez más y la primera de este año,  Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos. Sed felices, al menos intentadlo. Salvo catástrofe, es más fácil de lo que parece.