domingo, 29 de octubre de 2017

ENSALADA OTOÑAL CON FRUTAS TROPICALES


En si lleva de base Rúcula, el verde favorito de mi Chechu, pero lo que la hace deliciosa es la presencia de la granada, hay que aprovecharla que es muy cortina su temporada, y el aguacate y el mango, que resaltan los sabores del resto de los ingredientes..


Para cuatro:

100 g de rúcula, da mucho de si y tiene un sabor muy intenso
½ aguacate, pelado y cortado a gajos
½ granada, desgranada, valga el juego de palabras
½ mango cortado en gajos
Unos filetes de bacalao marinados en aceite. Los encuentras en cualquier superficie
Eneldo al gusto
Sal y pimienta negra recién molida
Una vinagreta hecha con una parte de zumo de naranja, que esté acidita y dos partes de aceite de oliva virgen extra
¼ de cebolleta morada cortada en juliana

Pues esto es coser y cantar. Ponemos una base de rúcula en un bol o una ensaladera. Añadimos pimienta negra recién molida. Sobre ella colocamos con cariño el aguacate y el mango en gajitos. Ahora en el centro la cebolleta y sobre esta, el bacalao. Añadimos los granos de granada y el eneldo en ramitas cortadas a mano. Salpimentamos y regamos por encima con la vinagreta. Listo muy, muy sencillo. Y nuevamente la magia entró en mi cocina.


Hoy mi despedida va a ser más larga y con más corazón aún, si cabe. Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos. E intentad ser felices y hacer felices a los demás. Vamos a dejarnos de revanchismos, banderas, patrias chicas y grandes. Vamos a dejarnos de tonterías, la vida va pasando y no paramos de discutir y querer llevar la razón y quedar por encima de los demás, para así escribir la historia. Perdemos el tiempo día a día en tonterías y la vida sigue pasando. Y llega un momento en que te das cuenta que ya es tarde para todo. Vamos a acabar con nuestras soberbias y la estupidez innata del ser humano. No lo dudéis, vamos a ser felices y hacer felices a los demás. Ojalá esta charla sirviera de algo. Besos miles.


viernes, 20 de octubre de 2017

HUMUS DE LENTEJAS ROJAS


Bueno, regresamos al Magreb. Típico plato de legumbres, sencillo, nutritivo, rápido y barato. Como entrante en fiestas y comidas informales, funciona a la perfección. No se que más deciros para convenceros de hacerlo.



150 g de lentejas rojas o un tarro de lentejas rojas cocidas
Zumo de lima, al gusto
Comino molido, al gusto
Un ramillete de cilantro, al gusto
1 diente de ajo
Sal y pimienta recién molida
Un par de cucharadas del agua de cocción de las lentejas
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Pimentón
Sésamo tostado
1 cucharada de Harissa
1 cucharadita de Tahina

Empezamos cociendo las lentejas en agua fría, con un poco de sal, laurel y una cebolleta. Una vez tiernas, las escurrimos y reservamos el agua. Si lo hacemos con lentejas de bote, las enjuagamos.

La Harissa la podemos comprar en supermercados o hacerla en casa siguiendo los pasos de este enlace. Receta de Harissa. La Tahina o Tahini, es fácil y rápido de hacer en casa. Tostamos en un poquito de aceite de oliva virgen sésamo, y lo pasamos al mortero con sal gruesa. Majamos. Se empezará a formar una pasta, entonces, añadimos unas cucharaditas de agua, de una en una, hasta formar una pasta aromática hasta decir Basta.

Pues nada, introducimos los ingredientes en un vaso de batidora, le damos caña. Estará muy espeso, pues nada se aligera con un poquito de agua de cocción de las lentejas y listo. Decoramos con un poco de pimentón, espolvoreado con un colador, cilantro picado y unos granos de sésamo tostados. Lo puedes comer untado en pan, con bastoncillos de verduras o con pan a la plancha. Yo le puse así. En este enlace tienes la receta.  Receta de Pan a la Plancha


Y nuevamente la magia entró en mi cocina. Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos. Y aunque las cosas se pongan feas, los amigos dejen de serlo y el mundo parezca que va a estallar y a ti te vaya a pillar en medio, intentad ser felices, merece la pena.


martes, 17 de octubre de 2017

PAN DE HIGOS FRESCOS


Este año, parece que están durando más, pero es que no llega el maldito otoño y seguimos con este calor. Pues nada, tendremos que aprovechar lo que trae este verano que no termina, como son los higos. Con estas circunstancias, decidí hacer este pan de higo, porque además Marta llevaba meses pidiéndome que le hiciera. 

De esta receta salen como 2 terrinas de molde.


300 g de harina de fuerza
100 g de agua templada
50 ml de leche
3 cucharadas de azúcar moreno
15 g de levadura prensada y desmenuzada en la leche
1 pellizco de sal
50 g de mantequilla en pomada, vamos, dejándola fuera de la nevera con este calor
 Y unos 12 ó 14 higos bien lavaditos

Muy sencillo y rápido. Ponemos el horno a unos 35 ó 40 ºC, a modo de fermentador. Mezclamos todos los ingredientes menos los menos los líquidos y los higos. Lo vamos incorporando todo bien. Añadimos ahora la leche y a continuación el agua templada. Mezclamos sin piedad hasta que nos quede una masa firme pero de textura sedosa y un olor, ¡Uhmmmm!, que  me encanta. La tapamos y metemos en el horno hasta que duplique el volumen.

Sacamos la masa  y la degasificamos. Añadimos los higos cortados en trozos del tamaño que queramos. Amasamos ligeramente y metemos en los moldes untados con harina y un poquito de mantequilla de fondo. Encima de cada masa, colocamos unos higos cortados por la mitad para decorar. Tapamos y dejamos nuevamente doblar el volumen.


Ponemos el horno a 180ºC por arriba y por abajo y metemos nuestros moldes. Los vamos a dejar unos 45-50 minutos. Si vemos que no dora, le damos un golpe de gratín al final, para que termine de caramelizar el higo de arriba. Dejamos templar y desmoldamos en frío. Las fotos hablan por sí mismas



Y nuevamente la magia entró en mi cocina. Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos. E intentad ser felices, por todos los medios, nos cueste o no, merece la pena.


domingo, 8 de octubre de 2017

CAZÓN EN SALSA MARINERA


No deja de ser una evolución de cualquier plato de Cazón con salsa. No es exactamente una salsa de tomate, y  tiene  los ingredientes clásicos que llevaban y llevan en las cocinas los barquitos de pesca, hortalizas, tomate, brandy, guindillas, orégano, pimentón…etc. Es sencilla, barata y deliciosa.


Para 4 comensales:

2 ajos pelados y fileteados
1 cebolla cortada en juliana
2 pimientos verdes en juliana
½ pimiento rojo en juliana
½ kg de tomate triturado
150 g de guisantes
200 g de gambas peladitas, gambitas arroceras, baratitas
800 g de cazón cortado en trozos grandes
Sal y pimienta al gusto
1 cda de pimentón
Orégano al gusto
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 copas de Brandy de jerez
1 guindilla
1 hoja de laurel

Muy bien, vamos al lío. En un perol, con el aceitito caliente pero a fuego medio, vamos a poner los ajos a rehogar. Cuando empiecen a oler a gloria, echamos las cebollas. No queremos que queden muy pochadas. Las sazonaremos y al minuto, pondremos los pimientos, el laurel y la guindilla. Salpimentaremos y dejaremos pochar todo junto un par de minutos. Ahora pondremos el tomate y dejaremos que pierda el agua. Mientras haremos cocido los guisantes unos minutos (5 ó 6) en agua y los habremos escurrido. Los ponemos también en nuestro guiso.


Cuando esto ocurra, añadiremos el pimentón. Removeremos, colocaremos el cazón salpimentado y rociaremos con un par de copas de Brandy de Jerez. 


Dejaremos que queme el alcohol un minuto. Daremos la vuelta a las piezas de cazón y añadiremos las gambas. Taparemos y apagaremos. Dejaremos reposar unos 3 ó 4 minutos, tiempo suficiente para que se termine de hacer el cazón y que las gambas queden impresionantes. Pedazo de Plato

Y nuevamente la magia entró en mi cocina. Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos. ¡Ah! Y sed muy felices, que es más fácil de lo que parece.